Ciudadano salva la vida de ardilla al darle primeros auxilios
Acerca | Políticas de privacidad | Términos y condiciones Conecta con nosotros

Héroe sin capa le da primeros auxilios a ardillabebé ¡y la salva!

heroe-primeros-auxilios-ardilla-salva-vida-cartagena-colombia

El mame

Héroe sin capa le da primeros auxilios a ardillabebé ¡y la salva!

Héroe sin capa le da primeros auxilios a ardillabebé ¡y la salva!

Ciudadano modelo salva la vida de ardilla al darle primeros auxilios… y hay un video que capturó el hermoso momento.

Así como lo lees: un ciudadano modelo vio que una ardillabebé estaba a punto de morir, y decidió no hacerse de la vista gorda y hacer algo al respecto.

Lee también: Ardilla tocó ventana durante 8 años y esta era la razón

Cualquier ser egoísta miraría a una ardilla en apuros y diría algo así como “así es la vida” o “mira ahí, la naturaleza trabajando”, pero este transeúnte que paseaba por la ciudad colombiana de Cartagena dijo “¡No! Es un alma que necesita mi ayuda”.

Y no, no fue el Doctor Pangolín el protagonista de esta historia, sino un héroe anónimo que interrumpió su rutina para ofrecerle primeros auxilios al roedor que estuvo al vilo de la muerte.

Según lo que hemos investigado, cuando el protagonista de esta historia vio que una ardilla había sufrido una poderosa descarga eléctrica al andar jugando en las líneas de alta tensión, decidió actuar para salvarle la vida.

En el video podemos ver al roedor boca arriba, casi inerte, sobre el asiento de una moto, mientras una persona intenta revivirla sometiéndole a una reanimación cardiopulmonar con el dedo.

A los pocos segundos, el animalbebé comienza a respirar y cuando se da cuenta de la situación, salta de la moto y sale corriendo, tal vez feliz de que un ser humano le regaló un día más de vida antes de que vuelva a electrocutarse por imbécil.

Sin duda este episodio nos conmovió, pero también nos recordó a aquella ocasión en la que el veterinario de Springfield (en Los Simpsons) intentó de todo para reanimar a un hámster antes de que su vida se le fuera de las manos.

Esperamos que este pequeño roedor aprenda a apreciar la vida que por sus idioteces casi se le escapa y que, gracias a un ser humano que probablemente despreciaba solo por formar parte de esa especie que desplazó a sus hermanas ardillas de su hábitat natural, puede volver a morder cositas y andar por ahí como suelen hacer los bichos buenos de su especie.

No hay mejor manera de iniciar un lunes que con una buena historia con final feliz.

Amigo, héroe nacional sin capa cuyo nombre desconocemos: el mundo agradece tus acciones desinteresadas.

Arriba