OMG: Organizarán excursiones turísticas a barrios de Iztapalapa

Solo Iztapalapa es bella

Iztapalapa ha sido, históricamente, una de las zonas más marginadas de esta ciudad… HASTA AHORA. Después de mucho reírse de la inseguridad y la pobreza de esta región oriental, el gobierno de la capital planea organizar excursiones turísticas para que ya dejen de molestar porque la neta está bien bonito.

LEE TAMBIÉN:

KHÉ!?: Estos son los requisitos que tienes que cumplir para ser el Cristo de Iztapalapa

OMG, yo solo quería ponerme una túnica 🙁

Bueno, eso creen los que viven ahí y tienen que aguantar que la gente guarde sus pertenencias cuando cuentan de dónde vienen.

Facebook

Para lograr esta estrategia turística que hará que los gringos con camisas de florecitas caminen por Madero, se está pensando en impulsar a los comercios locales y a la gente de la zona para que construyan nuevas zonas que puedan servir para los turistas, ya sea en hospedaje o en recreación.

Según las autoridades turísticas de esta ciudad llena de barrios coloridos y olvidados, esto hará que Iztapalapa, e Iztacalco, que están juntitas, mejoren sus niveles de inseguridad y, además, tengan una derrama económica mayor a la que concentran actualmente.

Twitter

Esto significa, además, que las condiciones de vida para los que viven ahí pueden mejorar, porque es obvio que a los güeritos que visitan México para comerse unos tacos de verdad, no verán precisamente bien andar de safari entre banquetas rotas y parques oxidados.

Esperemos que los nuevos turísticas vean bien las grandes atracciones que tiene Iztapalapa, como su cerro que parece una estrella (no precisamente), su viacrucis en Semana Santa, sus casa en los cerros, los tianguis, la gente amable y la inseguridad que se la inventan porque no existe (sí existe, pero hay que decir que no para que vengan turistas).

Esta parece una gran idea, porque tanto Iztapalapa como Iztacalco son más divertidas que las colonias y delegaciones fresas de la ciudad, además de ser más grandes, y por supuesto que echarse una salsita en un bailongo de algún paradero es mejor que escuchar al que te quiere vender cupcakes en la Alameda.

Con información de ADN