Hasta al ex convicto más guapo del mundo le piden el divorcio

Hoy en Cheaters...

Seguro recuerdas a Jeremy Meeks, un ex convicto que se hizo famoso gracias a su belleza, siendo bautizado como el ex convicto más guapo del mundo y hasta consiguiendo contratos como modelo en pasarelas alrededor del mundo.

Todo era risa y felicidad en la vida del ahora modelo, hasta que unas fotos en las que aparece besándose con Chloe Green, una multimillonaria, se convirtieron en virales y dejaron expuesta su infidelidad.

Jeremy llevaba ocho años casado con Melissa Meeks, además de tener dos hijos, Jeremy Jr. de siete años y Robert de 11.

Aunque al parecer al modelo no le importó tener una aventura con la heredera de la firma de moda Topshop, durante unas pequeñas vacaciones en Turquía.

Lo peor fue que su esposa se enteró del romance gracias a los paparazzi y contó que se sintió humillada al descubrirlo, ya que Jeremy dijo que se encontraba en un viaje de trabajo y evitó el contacto por días, argumentando que su teléfono no funcionaba desde el otro continente (típico).

Cuando Jeremy regresó a Los Ángeles, el muy descarado celebró el 4 de julio con sus hijos, antes de enfrentar a su esposa, aún cuando las fotos ya se habían divulgado públicamente.

Ante la noticia, Melissa decidió pedirle el divorcio y decirle lo devastada y enojada que estaba, aunque él se disculpaba pero ni siquiera por el romance, sino por como se había enterado de ello.

Y eso no fue todo, Melissa también está enojada con Chloe Green por meterse en una relación estable sin pensar en las consecuencias para sus hijos.

Después de la pelea, Jeremy y Melissa concluyeron que el matrimonio no se podía salvar y llegaron al acuerdo de separarse.

Ya saben lo que dicen, los guapos son los más infieles.

Vía: Sin Embargo