Después de 60 años de amistad descubren que son hermanos

Qué digo amigo, ¡hermano! (literal)

Después de 60 años de amistad, dos señores descubren que siempre fueron hermanos.

Dos chicos en Honolulu, Hawái, se conocieron en la primaria y se hicieron grandes amigos. 60 años después, una investigación que estaban haciendo ambos para encontrar la identidad de sus padres terminó con una sorpresa: ambos eran hermanos.

Alan Robinson y Walter Macfarlane nacieron con 15 meses de diferencia. Pero ambos desconocían su origen ya que, mientras que Macfarlane nunca conoció a su padre, Robinson fue adoptado.

La vida continuó, estudiaron la universidad, hicieron el servicio militar juntos, y después de décadas de amistad, ambos decidieron comenzar a investigar sus respectivos orígenes.

La madre de Macfarlane, Genevive, planeaba darlo en adopción. Cuando sus padres se enteraron, decidieron practicar una costumbre hawaiana: “hanai” que es que una familia adopte a una personas con o sin papeles de por medio.

Por otro lado, Robinson sí fue dado en adopción. Él nunca conoció a sus padres biológicos.

Después de hacer análisis de ADN se dieron cuenta de que ambos eran hermanos (hijos de la misma madre).

Y bueno, todos agradecen que nada hubiera pasado en el Ejército (como siempre pasa), de lo contrario, tal vez esta historia no sería tan feliz (más bien sería digna de una tragedia griega contemporánea).