Dejó su trabajo y ahora viaja por el mundo con su gatita
Acerca | Políticas de privacidad | Términos y condiciones Conecta con nosotros

Dejó su trabajo y ahora viaja por el mundo con su gatita

Dejó su trabajo y ahora viaja por el mundo con su gatita

El mame

Dejó su trabajo y ahora viaja por el mundo con su gatita

Dejó su trabajo y ahora viaja por el mundo con su gatita

El trabajo es una de esas cosas que te atan y te quitan tiempo para estar con tus gatos… y al mismo tiempo le dan el espacio suficiente a tu felino para que no pierda la cabeza y quiera asesinarte por la espalda en cualquier momento.

Estas fotos demuestran que los gatos no respetan nada, ni a nadie

Sin embargo, Lizzy Clark renunció al suyo para poder viajar por el mundo. Lleva dos años haciéndolo y lo ha registrado todo, absolutamente TODO, en su cuenta de Instagram. En este viaje que ya le ha durado 12 años, se le incluyó su gatita Swell, que fue rescatada por ella en 2013.

Durante cinco años ha sido su acompañante y han ido viajando por diferentes destinos y locaciones que no parecen ser las más gustadas por los felinos del mundo. Bueno, por muchos destinos locaciones nos referimos mayormente a playas.

Dejó su trabajo y ahora viaja por el mundo con su gatita

Instagram

De cualquier manera, no parece que Swell esté sufriendo mucho… o no en todas las fotos. En algunas se ve que la está pasando bomba bajo el sol y a punto de mojarse a cualquier momento, Bueno, por “bomba” nos referimos a que, por supuesto, preferiría estar en cualquier otro lugar que no sea ese.

Dejó su trabajo y ahora viaja por el mundo con su gatita

Instagram

Tal vez sea nuestra imaginación… o tal vez poner a un gato en una lancha infalible en medio de la masa de agua más grande de toda la vía láctea no sea la mejor idea, o lo más ideal para un gato que fue rescatado.

Dejó su trabajo y ahora viaja por el mundo con su gatita

Instagram

Bueno, como sea, parece que Swell sabe que no todo está perdido, que camina, viaja y tiene una dueña que al menos no la deja encerrada en casa las más de 10 horas que pasa trabajando, solo para llegar oliendo a metro y a tupper con comida fermentada.

Esperemos que el viaje de Lizzy y Swell siga viento en popa y que, si es que la gatita de verdad prefiere no viajar, la deje en algún lugar donde pueda estar tranquila y sin la preocupación de mojarse.

Dejó su trabajo y ahora viaja por el mundo con su gatita

Instagram

Arriba