La conmovedora historia del invitado especial de Harry en su boda

La historia del invitado especial de Harry en su boda con Meghan Markle, te romperá el corazón.

La historia del invitado especial de Harry en su boda con Meghan Markle, te romperá el corazón.

Lee también: OMG: Meghan Markle reconoció a su vieja profesora en la boda real

Ya pasaron algunos días de la boda real del príncipe Harry y la nueva duquesa de Essex, Meghan Mountbatten-Windsor, pero como era de esperarse, el tema sigue en boca de todos.

De todos los distinguidos invitados que asistieron al importante evento, hubo uno que realmente se ganó a pulso su lugar allí.

Se trata de Mutsu Potsane, un huérfano de 14 años que Harry conoció cuando este tenía apenas 4, durante uno de sus viajes a África.

La historia de Harry y Mutsu es conmovedora. Resulta que cuando el príncipe cumplió 19 años, decidió tomarse un año sabático para hacer algunos viajes en los que aprovechó para organizar algunas campañas de beneficencia.

Fue en uno de estos ires y venires cuando el príncipe llegó al Reino de Lesoto, al sur de África, donde pronto conoció al pequeño, en la casa hogar donde vivió desde que perdió a su familia.

Dos años más tarde, en 2006, Harry regresó a Lesoto para fundar una organización benéfica llamada Sentebale, que en la lengua de esa región significa “No me olvides”, para ayudar a los pequeños que habitan ese país y otro, Botsuana.

Fue en ese segundo viaje donde el ahora Duque de Sussex se reencontró con Mutsu y desde entonces, ambos comenzaron una amistad que ha perdurado aun diez años después de ese viaje.

Una década más tarde, en 2016, Mutsu viajó a Londres como parte del Coro Juvenil Basotho, el cual se presentó en el Palacio de Kensington.

Ahí Mutsu se encontró nuevamente con Harry.

Meses antes de celebrar su boda con Meghan Markle, el Príncipe invitó a su viejo amigo para que asistiera como parte del grupo de representantes de la organización Sentebale, y ahí el mundo vio que la amistad de Harry y Mutsu es tan fuerte como un muro de concreto.

De todos los invitados, tal vez Mutsu Potsane fue el que más merecía estar en la boda y la cara de Harry al saludarlo en uno de los días más importantes de su vida, lo demostró.