Los relatos más perros de La Mano Peluda
Acerca | Políticas de privacidad | Términos y condiciones Conecta con nosotros

Los relatos más perros de La Mano Peluda

La Mano Peluda, Juan Ramon Sáenz, Juan Ramon Saenz, Radioformula

El mame

Los relatos más perros de La Mano Peluda

Los relatos más perros de La Mano Peluda

La Mano Peluda fue uno de los más memorables programas de radio para muchos mexicanos. Aquí recordamos el horror de sus mejores episodios.

Es difícil hacer un recuento de los mejores episodios de La Mano Peluda. Los que siguieron fielmente este gran programa conducido por Juan ramón Sáenz saben el enorme número de historias que se contaron en tantos años. Por eso elegimos algunos clásicos maravillosos que nos hicieron regresar a la pura nostalgia noventera.

La belleza de este programa estaba, claro, en que era como sentarse alrededor de una hoguera para escuchar a gente de todo el país contar sus historias escalofriantes. La imagen era de total transparencia: todas estas personas son como yo, escucha promedio, y todos han temido por su vida en medio de presencias, fantasmas y apariciones demoniacas.

Por eso, La Mano Peluda se convirtió, rápidamente, en un clásico de la cultura popular mexicana. Por eso ha alimentado las más terribles pesadillas de tantos de nosotros. Por eso, ahora, recordando algunos episodios clásicos del gran Juan Ramón, recordamos al hombre que murió misteriosamente, maldito por los espíritus que se dedicó a combatir.

Caso Josué

Uno de los casos más famosos de La Mano Peluda y uno que impactó personalmente a Juan Ramón Sáenz, fue el del joven Josué. La historia de Josué comenzó como muchas historias tristes en México: con un viaje hacia el norte, lejos del hogar, hacia la tierra de las oportunidades.

Pero para Josué y su familia las oportunidades no llegaron. Y el joven, desesperado, decidió aprender magia negra para venderle su alma al diablo a cambio de riquezas. Cuando logró comunicarse con los infiernos, entendió que el pacto no sería tan sencillo: debía sacrificar a un miembro de su familia.

Así, Josué narró, para el público aterrorizado como, por mandato del diablo, terminó asfixiando a su propia abuela. El resto del relato incluye culpa y riquezas prohibidas cosechadas con sangre. Un clásico.

Caso Katia

El caso Katia fue uno de los más renombrados del programa. Todos lo recuerdan porque sucedió lo inesperado: los radioescuchas pudieron presenciar el cambio de la joven Katia en un espíritu diabólico que empezó a decir toda clase de groserías violentas al aire.

Fue un momento espectacular que muchos recordaron con escalofríos. Al final, nadie supo si Katia, en realidad, sobrevivió a la presencia demoniaca…

Caso Nancy

El caso Nancy también llamó mucho la atención en su momento. La escalofriante llamada con los inquilinos de una casa en la que habitaba una presencia maligna cautivó a los radioescuchas nocturnos.

El asunto aquí era que el niño pequeño de la familia podía ver a un hombre que nadie más veía. Y las cosas empezaron a escalar en esa casa que pasó tanto tiempo abandonada y que ahora manifestaba el deseo de cautivar los gritos de nuevos inquilinos humanos.

Caso Gerardo, el trailero

No hay personajes más peculiares y excéntricos que los conductores de tráilers. Ellos recorren las noches abandonadas y los parajes carreteros alejados de toda luz. El caso de Gerardo mostró las fuerzas a las que pueden enfrentarse estos hombres cuando, entre sueño y vigilia, atraviesan el país.

Gerardo se encontró con un viajero que parecía tener un secreto extraño. Poco tiempo después se enteró de un terrible accidente en esa misma carretera y pronto empezó a sospechar que su compañero de viaje era un muerto que regresaba a encantar los parajes de la tragedia…

Caso de El Tentador

Este caso no es uno de los más impactantes en la larga historia del programa… pero definitivamente es uno de los más curiosos. Un pobre vato espantado llamó al programa del gran Juan Ramón para decirle que a su padre se le manifestaba un ente llamado El Tentador. El conductor de la mano perdida debió decirle que huyera de ese jefe sociópata pero, en vez de eso, empezó a hablar con él.

El Tentador se avienta entonces uno de esos choros de antología en los que se libró una verdadera batalla entre el bien y mal: intercambios de Jesucristos y Luciferes, mentadas de madre y tono evangélico. Escuchar este gran episodio los hará regresar a las bondades de la santa iglesia… o a la tentación del papá de la retórica diabólica.

Arriba