Acerca | Políticas de privacidad | Términos y condiciones Conecta con nosotros

ERIZOS

El hombre que vivió toda su vida sin 90% de su cerebro

Homero sin cerebro

El mame

El hombre que vivió toda su vida sin 90% de su cerebro

El hombre que vivió toda su vida sin 90% de su cerebro

Los científicos aún no dan crédito a la historia del hombre que ha llevado gran parte de su vida sin un “pedazote” del cerebro.

Por 54 años llevó una vida normal. Tenía un trabajo, una familia y hacía ejercicio regularmente, pero un día descubrió que 90% de su cerebro ya no estaba dentro de su cabeza.

Por décadas los hombres de ciencia se han preguntado qué nos hace concientes. En específico, qué parte del cerebro nos permite llevar una vida completamente normal, pero el caso del Señor X, como le han llamado a este insólito humano, los deja boquiabiertos.

The Lancet fue el primer medio que relató la historia de este francés en el lejano año de 2007, y desde entonces, decenas de científicos y biólogos han decidido estudiar su caso para entender cómo demonios es que sigue con vida.

La historia que catapultó el caso del Señor X a la fama se resume de la siguiente manera:

Un día, el hombre acudió al doctor. Le dolía la pierna izquierda y no sabía porqué. Después de una tomografía se descubrió que al interior de su cráneo no había más que una delgada capa de tejido cerebral rodeando un líquido y no un órgano, como sucede con los cerebros de la mayoría de la gente.

Cuando la comunidad médica se dio cuenta de su existencia, el Señor X tenía 44 años de edad, y desde entonces los doctores han barajado varias teorías que intentan explicar su situación. La más aceptada es que su cerebro se fue erosionando al cabo de 30 años como consecuencia de una hidrocefalia que se le había tratado a través de un stent (un tubo que entra en el cuerpo) cuando apenas tenía 14 años de edad.

Los científicos creen que ese tratamiento no erradicó la hidrocefalia y esta fue desarrollándose a tal grado que licuó 90% de la masa cerebral al cabo de tres décadas.

A pesar de casi no tener neuronas, el Señor X no sufría ninguna discapacidad, trabajaba como funcionario público y llevaba una vida familiar relativamente normal. ¡No había nada raro con él!

Desde entonces los científicos se preguntan qué es lo que nos hace concientes. ¿Es acaso el claustrum, la capa delgada de neuronas a las que se les atribuye gran parte de nuestra percepción de nosotros como seres vivos, o es otra cosa? Axel Cleeremans, psicólogo de la Universidad de Bruselas, dice que la conciencia se aprende y no se nace con ella, lo que significa que, tal vez, la corteza cerebral del Señor X se adaptó para aprender a ser conciente, asumiendo los roles del resto del cerebro que había desaparecido para ofrecer una función cerebral “normal”.

¿Qué necesitamos para considerar nuestra propia existencia? Los científicos se rascan la cabeza por entender plenamente el caso del Señor X. ¿Cuál es tu teoría?

Vía: The Lancet, NCBI, Quartz.

 

Arriba