¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Recomendación semanal: Condones que brillan en la oscuridad

Como recomendación semanal, queridos Erizos, les traemos un producto de novedad y de glamour: los condones que brillan en la oscuridad.

La primera vez que probé un condón que brilla en la oscuridad me topé con una imagen un poco imbécil de mí mismo. Ahí estaba, suertudo de tener a alguien en mi cama, parado junto a una lampa recargando mi pito para que brillara en la oscuridad.

En ese momento, no entendí mucho el punto salvo que era una novedad rarísima. Digo, esto que les cuento fue hace casi diez años.

Por eso me sorprendió cuando recibí una llamada para ir a una fiesta de inauguración de una marca de condones que brillan en la oscuridad. Creo que no había escuchado hablar de ellos desde entonces….

Pero, bueno, ¿a quién le ofrecen pomo gratis que se niegue?

Entonces, fui a la fiesta, junto al Monumento a la Revolución para escuchar un pitch de mercadotecnia por un señor de cincuenta años que hablaba de las preferencias de “los chavos”.

Atrás de él, un grupo de diez Youtubers lo veían; la mitad se cagaba de la risa, a la otra mitad le valía madres.

En principio, todo esto me hubiera dado harta flojera y me hubiera enfocado, simplemente, en las cubas. Pero luego empezaron a hablar de la empresa detrás de todos los condones Prudence.

La única cosa con la que identificaba a esta marca era por sus condones de sabores y colores. Dos cosas que no son lo que principalmente valoro cuando compro condones (supongo que las dos principales cualidades serían que aguanten vara y que no se sientan como una bolsa de cacahuates)…

En todo caso, no era una marca que tuviera mucho a la vista y menos una marca de la cuál me interesara la historia.

Pero ahora resulta que, entre cuba y cuba, se ponen a explicar que DKT, la empresa detrás de estos condones, dona el 98% de sus ganancias a trabajo social, en todo el mundo, para prevenir embarazos adolescentes y la propagación de enfermedades sexualmente transmisibles.

Ahí me empezó a interesar la cosa.

Todo el asunto de los condones que brillan en la oscuridad tomaba otra perspectiva… al igual que los condones de sabores y de olores.

La estrategia agresiva de marketing e innovación de esta empresa no era una cuestión gratuita para apañar una fortuna pendeja, sino que formaba parte de su responsabilidad social de llegar a los más jóvenes usuarios de estos productos.

Yo no entendía todos estos pedos, simplemente, porque la novedad, la experimentación, la emoción de lo diferente ya no son mis prioridades.

Chale me sentí viejo.

Pero sí, el punto es que yo no soy el target de estas campañas, sino los morros a los que les da hueva ponerse un condón o que andan bien idiotas embarazando y embarazándose por lo mismo.

La idea de sacar una campaña de condones que vienen de otro mundo, que brillan en tonos verde fosforescente y que se impulsan por misteriosas campañas virales a través de Youtubers, empezaba a tener sentido…

Finalmente, para no hacerles el cuento largo, me dieron unos condones de esos y decidí volver a probarlos.

Al principio nada más era de desmadre y por pura curiosidad profesional. También, claro, para no mentirles en esta narración, queridos Erizos.

Cuando abres uno de estos condones son exactamente igual a todos los condones. Mismo grosor, de un color blanco tal vez más acentuado, misma lubricación.

El asunto es que tienes que ponerlos a “recargar” durante mínimo treinta segundos con un foco directo.

Y eso no está mal tampoco.

Lo puedes dejar cargando mientras tiras cachondés previa y después de un rato, cuando quieras, lo agarras, te lo pones y apagas la luz.

Ahí es cuando topas la maravilla moderna… porque, créanme, sí funcionan.

Si estás en un cuarto completamente oscuro, se ve poca madre pedo futurista, voy buceando en un barco hundido con varitas de luz, Luke Skywalker regresa a rescatar a la princesa Leia, el señor Burns extraterrestre en el bosque.

Si no desenrollaste el condón antes de cargarlo en la lámpara (es decir, si no te lo pusiste antes para evitar verte como un idiota con el pito pegado a un foco), por la misma forma del condón el brillo no va a ser uniforme sino por anillos.

Pero eso no importa: se ve igual bastante chingón.

La otra cosa que me preguntaba era cuánto tiempo duraría el brillo. Y pues básicamente puedes estar ahí un rato en el asunto y el condón sigue brillando bastante bien…

Para los que quieren una opinión más profesional sobre las cuestiones que, en realidad, importan, les digo que estos condones pasan exactamente por las mismas pruebas de seguridad que todos los otros condones, son igual de resistentes y protegen de la misma forma.

Digo, si no sería medio idiota el asunto.

Entonces, sí, los estiran 7 veces su tamaño, los hacen capaces de retener 3.7 litros de agua y pueden permanecer inflados con 18 kilos de aire.

Más o menos así:

Pero, ¿Qué impresión final me causó este asunto?

Pues, suena ñoño decirlo, pero fue bastante emocionante.

Es excitante verte por pedazos, en la oscuridad total, de forma alienígena, como si una parte de tu cuerpo fuera algo ajeno, flotando en el vacío.

Y sí, lo volvería a hacer, con todo el gusto del mundo.

Hasta ahora, sin embargo, no he visto que los vendan en ningún Oxxo o Seven. De hecho, no me los he encontrado en ningún lado.

Pero, si por ahí se topan unos condones verde fosforescente de Prudence, dense un lujo y experimenten con ellos.

Está bastante divertido, emocionante e innovador… se los firmo y confirmo, colegas Erizos.

Además, viendo el contexto de DKT y lo que están haciendo para evitar la mierda habitual de contagios y embarazos uno se puede poner filantrópico y decir, con toda honestidad, que está suave coger con causa.