Los secretos del origen de la vida podrían estar en esta isla

¿La buena noticia?, existe una misteriosa isla de reciente existencia que podría revelar los secretos del origen de la vida. ¿La mala?, no podrás visitarla. A los millennials se les...

¿La buena noticia?, existe una misteriosa isla de reciente existencia que podría revelar los secretos del origen de la vida. ¿La mala?, no podrás visitarla.

A los millennials se les endilgan muchas características, la mayoría no son nada halagadoras. Una que sí es positiva es el gusto por viajar.

Actualmente, muchos jóvenes juntan los pocos centavos de sus empleos mal pagados (porque #millennials) y los dedican para poder viajar por el mundo.

Cuando se trata de viajar, el cielo es el límite para la multicitada generación entre 25 y 35 años. Excepto cuando nos referimos a la misteriosa isla Surtsey.

Se trata de una isla volcánica en Islandia, una de las más “jóvenes” del planeta, con apenas 50 años de existencia.

El origen de esta isla es tan interesante como lo que contiene. Surgió luego de una erupción volcánica que duró cuatro años, entre noviembre de 1963 y junio de 1967.

Su nombre se lo debe al gigante nórdico llamado Surtur.

Quienes vieron la película Thor: Ragnarok (2017) recordarán a Surtur como uno de los antagonistas del avenger asgardiano.

El Surtur de Thor: Ragnarok

Prohibida la entrada

Está terminantemente prohibida la entrada a Surtsey. Solo expertos biólogos y botánicos certificados pueden visitar la isla y realizar estudios científicos; al resto de los civiles se les prohíbe poner un pie en la isla.

Y la razón de este impedimento es interesante y de suma importancia. Las características de esta isla podrían servir para aportar datos sobre el origen de la vida en la Tierra. De modo que cualquier actividad de personas podría alterar el entorno natural.

La isla de Surtsey

El único asentamiento humano permitido es una pequeña choza donde los científicos se alojan mientras realizan sus investigaciones.

Incluso todo aquel que entre a la isla debe ser revisado minuciosamente; se debe evitar a toda costa que cualquier semilla u organismo modifique el ecosistema.

Por supuesto, el manejo de los desechos humanos es crucial. Se dice que en alguna ocasión un científico defecó en una zona prohibida tras ingerir tomates y, sorpresivamente, de ahí surgió una planta de tomates.

El trabajo científico realizado ahí se hace a contra reloj, pues la fauna de la isla está aumentando debido a que para las aves la isla sirve como sitio de descanso y, por su presencia, los insectos han comenzado a aparecer.