Personas que caminan rápido son las más infelices, revela estudio científico

Según la ciencia, las personas que caminan más rápido también son las más infelices

Aunque no lo parezca, la forma de caminar revela más de ti de lo que crees… y según la ciencia, miediante un estudio, comprobó que si eres de quienes caminan rápido, es mucho más probable que seas infeliz.

LEE TAMBIÉN:

Hombres con pelo en pecho son más inteligentes, según la ciencia

Según la ciencia, los hombres con pelo en pecho y peludos son más inteligentes que los demás.

Gracias a un estudio reciente, hecho y cuantificado por científicos chinos,  se encontró que las personas que caminan muy rápido, o que se tiene la percepción de que lo hacen, tienen tendencia a reconecerse como personas menos felices que aquellas que estorban en la calle porque van bien lento.

¿Por qué? No es porque la felicidad se escape por los pies, sino porque aquellos que caminan más rápido son, generalmente, gente con personalidades muchos más explosivas e intensas, teniendo niveles de estrés mucho más altos, que se ven reflejados en su forma al andar.

Asimismo, las personas que caminan rápido y andan empujando gente sin querer, suelen ser introvertidos, por lo que se les dificultan las relaciones interpersonales y, nuevamente, eso se demuestra en su forma de andar esquiva y evasiva.

Por otro lado, quienes caminan lento, según los datos recavados por el estudio, son personas con mayor control de sus emociones y con personalidades mucho más tranquilas y menos explosivas.

Se demostró que estos tienen mejores habilidades para la solución de problemas y, además, son resilientes con la situaciones que ocurren en su vida. Eso, por supuesto, les da un estado de ánimo mucho menos estresado, que también se refleja en sus pasos.

Y, aunque claro, esto es un estudio científico, es un hecho que existen personas que caminan lento y que tiene los problemas de las que caminan rápido y viceversa, antes de que empieces a decir “eZ dHe k n0 geNeRaLisEz brO”.

Sin embargo, esto también te puede ayudar a reflexionar el cómo caminas y recordar lo que dice el pelón ese chairo, que si quieres cambiar de verdad, cambies la forma en que caminas, porque es algo que haces automáticamente y refleja cosas que no quieres decir de primera mano.

Con información de Vix