Bangkok se está hundiendo por culpa de sus burdeles

No es el cambio climático sino los burdeles lo que está causando que Bangkok, capital de Tailandia, se esté hundiendo. El cambio climático tendrá consecuencias graves para todo el mundo,...

No es el cambio climático sino los burdeles lo que está causando que Bangkok, capital de Tailandia, se esté hundiendo.

El cambio climático tendrá consecuencias graves para todo el mundo, pero por una maldita consecuencia bíblica, parece que se va a cargar primero a los pecaminosos y a los grifos. Todo parece indicar que Amsterdam, una ciudad famosa por la pachequez, los hongos y Van Gogh -en ese orden- y Bangkok, famosa por su prostitución descarriada, van a acabar debajo del agua en los próximos años…

Mientras que Amsterdam se va a hundir por una cuestión puramente geográfica -al parecer no somos los únicos genios en planificación urbana-, Bangkok va a valer madres por el peso de su lujuria. Así es amiguitos, no son los únicos que pagan por su calentura, el señor los observa, ¡déjense ahí!

El asunto es que los tailandeses no pueden nada más pagar por sexo, tienen que hacerlo según ciertos códigos de glamour extraños. Por eso, los prostíbulos en la ciudad asiática se llaman “casas de masajes”, parecen spas y básicamente tienen tinas y baños como si de sonrojar a Calígula se tratase.

En principio, no hay ningún pedo en que les guste coger en el agua. Excepto que el agua es cada vez más cara y escasa. Esto causa que los bienaventurados empresarios de los prostíbulos quieran ahorrarse un varo sacando el agua directamente del subsuelo: si sacas el agua tú mismo, no tienes que pagarla.

El problema es, entonces, que fuera de que es absolutamente ilegal y que está penado por la ley tailandesa, los drenajes del subsuelo están contribuyendo a hundir la capital de Tailandia. Hundir de forma grave, pedo Catedral a lo machín, a una ciudad que está en grave riesgo de inundaciones y erosión de suelo.

Todo esto estalló porque el multimillonario Chuwit Kamolvisit, también conocido por el envidiable mote de “Magnate de las bañeras”, denunció esta práctica común en la ciudad tailandesa. Algo ha de saber el buen emperador del chapuzón porque él mismo, antes de convertirse en político, era dueño de no sé cuántos burdeles céntricos -para que vean que hay políticos sombríos en otros lados del mundo-. Ahora que es un zar anticorrupción -o eso dice- anda denunciando las chacalidades de los padrotes tailandeses…

“Decenas de estos locales roban agua subterránea para ahorrarse una abultada factura mensual. Es una práctica común muy extendida en la industria. Muchos de estos burdeles están en mitad de la ciudad. Para extraer el agua necesitan tuberías que alcanzan hasta los 120 metros de profundidad. Son trabajos grandes que no pasan fácilmente desapercibidos.”

Y, al parecer, con el robo de agua, estos negocios llegan a ahorrarse cerca 16 mil dólares (unos 300 mil pesos) sacando cerca de 400 mil litros ilegales al mes. Es muchísima agua y muchísimo dinero si se multiplica por los miles de burdeles que se amontonan en el centro de la ciudad. Harta oferta para harta demanda…

Varios estudios científicos han dicho, según el diario Clarín de Argentina, que Bangkok puede terminar bajo el agua en 2040 si no se aplican medidas efectivas e inmediatas para frenar la erosión, y limitar los canales de desagüe en el río Chao Phraya.

Y no por regocijarnos de la desgracia ajena, pero parece que no somos la ciudad más jodida del mundo. Las cosas buenas casi no se cuentan….