5 datos que seguro no sabías sobre Star Wars

Desde genitales extraterrestres, hasta Obi-Wan Kenobis japoneses.

Hoy se cumplen 40 años desde que el 25 de mayo de 1977 se estrenara en 32 salas de cine estadounidenses Star Wars (así, a secas, aún sin el subtítulo A New Hope). Como no hay mejor forma de celebrar algo que recordando las anécdotas más oscuras y vergonzosas, aquí están 5 datos curiosos del Episodio IV:

 

Apostando con los cuates

El también legendario Steven Spielberg ganó unos 40 millones de dólares de Star Wars, sin mover un dedo. ¿Cómo lo hizo? Siendo un buen amigo. En 1977, mientras Spielberg estaba en set grabando Encuentros cercanos del tercer tipo, recibió la visita de su buen amigo George Lucas. Según Spielberg, Lucas era un manojo de nervios y estrés, pues consideraba que Star Wars no se parecía a la visión que tenía y había creado una película para niños. Tras unos días de echar barrio en el set de Encuentros, Lucas estaba convencidísimo de que su propia película iba a ser un rotundo fracaso en comparación. Entonces, le preguntó a Spielberg si quería intercambiar porcentajes de ganancias de sus películas; Lucas recibiría 2.5% de Encuentros cercanos y Spielberg 2.5% de Star Wars.

 

Spielberg dijo que sí. Acto seguido, pum, la cinta de Lucas es el segundo blockbuster más taquillero de la historia. Pensándolo bien, per se no fue una apuesta. Y de hecho tampoco es claro porque fue en gesto de amistad. Pero ambos directores siguen siendo buenos amigos, así que qué más da.

 

Un reparto muy, muy diferente

La primera parte de Star Wars es simultáneamente un homenaje a muchas obras pasadas y una nueva mitología nacida en la cabeza de Lucas. ¿Cómo hacer de su magnum opus un evento cinematográfico nunca antes visto? ¡Gente pequeña! ¡No! ¡Gente negra! ¡No! ¡Asiáticos!

 

Durante la fase de preproducción, Lucas consideró constituir todo el reparto por actores de talla baja o actores afro-americanos. Incluso, existió una versión constituida en totalidad por actores asiáticos y el rol de Obi-Wan Kenobi iba a ser para Toshiro Mifune, favorito de Kurosawa.

Hay un mundo paralelo donde Toshiro Mifune fue Obi-Wan Kenobi y todo está bien sobre la Tierra.

 

La ex-esposa de George Lucas mató a Obi-Wan

No, no fue Darth Vader en ese fatídico duelo sobre la primera Estrella de la Muerte, fue Marcia Lucas, primera esposa de George. Cuando el director estaba batallando con bloqueo llegó una aparición fantasmal de Marcia a decirle cómo terminar la historia…. Bueno, no, no pasó así, pero más o menos. Marcia primero sugirió la destrucción de C-3PO, pero George, por alguna razón, quería empezar y terminar la cinta con todos los androides intactos. Entonces Marcia sugirió matar al Maestro Obi-Wan. Sí, era una perdida mayor, pero fue vital para darle el impulso necesario al héroe… y a Luke Skywalker también.

 

Por cierto, Marcia también ganó un Oscar por su edición del Episodio IV.

 

Chewbacca, el nudista

Quizá nunca le habías dado mucha importancia, pero Chwebacca está casi completamente desnudo. Los productores de la 20th Century Fox sí lo notaron y temieron que los terrestres nos escandalizaríamos por genitales extraterrestres. Y dejen ustedes lo extraterrestre, ¡lo peludos! Mucho del arte conceptual temprano y primeros esbozos del fiel compañero de Han Solo lo visualizaban con taparrabos. Es más, según Mark Hamill, hasta había dibujos donde Chewbacca usaba Lederhosen.

Sin embargo, al final del día Lucas se salió con la suya. Sin albur.

 

Un plan B, la secuela que pudo ser

La pre-producción y la filmación de Star Wars fue caótica y George Lucas lo sabía. Él mismo estaba extremadamente nervioso respecto al desempeño de su película en taquillas. En caso de que fuera un fracaso, Lucas ya tenía en mente una secuela de bajo presupuesto: Splinter of the Mind’s Eye.

 

En esta aventura alternativa (por no decir barata), Luke y Leia terminarían varados en un planeta pantanoso. Durante esta desventura, emprenderían la búsqueda de una cristal mítico capás de amplificar los poderes de la Fuerza. En esta continuación de la saga Darth Vader sería quien pierda su mano, Luke y Leia no son hermanos y Han Solo no aparece por ningún lugar porque Harrison Ford aún no firmaba contrato para una secuela.

 

Afortunadamente la película sí gustó y eventualmente fuimos bendecidos con el Episodio V, The Empire Strikes Back.

 

Bonus: Un título muy, muy, pero muy muy largo

En el segundo borrador del guion, el título del Episodio IV era Adventures of the Starkiller as Taken from the Journal of the Whills, Saga I: The Star Wars. Y es por eso que los guiones son revisados.

 

Por último, disfruten de este inquietante trailer sin la música de John Williams:

 

 

 

Vía The Nerdist