Acerca | Políticas de privacidad | Términos y condiciones Conecta con nosotros

ERIZOS

Juegos de SNES, valuados en 10 mil dólares, se pierden

Geekipedia

Juegos de SNES, valuados en 10 mil dólares, se pierden

Juegos de SNES, valuados en 10 mil dólares, se pierden

A veces ganas, a veces pierdes miles de dólares en productos de colección.

Byuu es un reconocido archivista de videojuegos y desarrollador de emuladores, y no, seguramente su nombre real no es Byuu. Sea cual sea el nombre que su amorosa madre le dio, esta persona tenía una misión muy clara en su corazón: hacer un respaldo y conservar la biblioteca completa de la SNES. Aunque más correcto sería decir que quiere archivar las bibliotecas de las SNES.

 

USA: 100%, Japón: 100%, PAL: pendiente

Byuu ya había comprado los 725 juegos de SNES vendidos en América del Norte y gastó 10’000 dólares en el proceso. Una vez completada su magia de bibliotecario digital, vendió el set y con el dinero recuperado (más otros $10mil de su bolsillo) compró los 1450 juegos lanzados en Japón.

Todos los juegos de la SNES de América del Norte

Estos son todos los juegos de la SNES lanzados en América del Norte. Esta biblioteca primero perteneció a Byuu.

 

El siguiente paso era archivar todos los juegos de las regiones PAL (Asia, África, Europa, América Sur y Oceanía). Sin embargo, después de las dos titánicas adquisiciones, Byuu quedó sin presupuesto para comprar la colección faltante.

 

Mi SNES es tu SNES

El digitalizador de juegos llegó a un acuerdo con un coleccionista europeo, apodado Smarthuman (definitivamente NO es su nombre de nacimiento). Smart le mandaría su colección completa a Byuu, pero en paquetes de 100 en 100. El primer paquete llegó -y regresó- sin ningún problema. El segundo paquete… auch… nadie encuentra el segundo paquete.

 

La segunda tanda estaba valuada entre 7’500 y 10 mil dólares, y contenía joyas como Castlevania IV, Castlevania: Vampire’s Kiss, First Samurai, The Firemen, Demon’s Crest, Mega Man 7, Mega Man X, Mega Man X2, Mega Man X3, Ninja Warriors, e Incantation.

 

Byuu manifestó su evidente frustración por la situación y contra USPS, la compañía de paquetería. A pesar de que Smarthuman no exigió una compensación, Byuu está haciendo lo posible para reponer el costo de los juegos.

 

No le robaron a un hombre, le robaron a la humanidad

Esta es una terrible historia por dos motivos. 1. Porque qué feo es el robo y 2. porque Byuu declaró muerto su proyecto de preservación de la SNES.

 

Aunque no lo crean, el software son obras muy delicadas. Toda información en todo cartucho de juego está condenada a desaparecer. Ni siquiera los CDs se salvan. Incluso, los desarrolladores mismos, cuando la industria aún estaba en pañales, no tenían cuidado con sus creaciones y perdieron muchísimos códigos originales. Aunque parezca ocioso o pedestre, trabajos de preservación como el de Byuu son vitales si queremos mantener vivo parte de nuestro legado humano.

 

Los videojuegos pueden ser sólo juguetes, pero son juguetes que enseñarán en el futuro lo que fuimos e hicimos. En ese sentido, son obras dignas y necesitadas de nuestra protección.

 

 

 

Arriba