Conecta con nosotros

ERIZOS

Bájale a tu canibalismo porque la carne de humano resultó ser pésimo alimento

Bájale a tu canibalismo porque la carne de humano resultó ser pésimo alimento

Hoy aprendí

Bájale a tu canibalismo porque la carne de humano resultó ser pésimo alimento

Bájale a tu canibalismo porque la carne de humano resultó ser pésimo alimento

Si querías incluir en tu dieta un poco de carne de humano, mejor bájale a tu canibalismo porque un castor es aún más nutritivo que nosotros.

Si se te antoja el humano, bájale a tu canibalismo porque somos pésimo alimento

Hace poco un estudio arrojó un dato muy interesante acerca de cómo los hombres del Paleolítico practicaban el canibalismo por mero gusto.

A pesar de que durante esa época le entraban duro y sabroso a la costillita de humano, no lo hacían por ser carne en exceso nutritiva. Los científicos justificaban esta actividad diciendo que detrás de esta dieta existían motivos nutricionales, pero datos arrojan que nosotros aportábamos 19 veces menos calorías que un bisonte y 100 veces menos que un mamut.

El arqueólogo James Cole de la Universidad de Brighton de Reino Unido hizo una serie de estudios. Su finalidad era encontrar qué tanto servimos para nutrirnos. Los resultados los publicó en la revista Scientific Reports.

Las conclusiones no son nada sorprendentes: no somos nada nutritivos. Hasta un castor es más nutritivo.

Una persona de unos 66 kilos, ofrece 144,000 calorías (incluidos sesos, lengua, ojo, tripa, nana, moronga, tuétano, etc.). Al concentrarse en los músculos, se dio cuenta que se reducía a 32,376 calorías.

Se pone mejor cuando nos comparamos con otros animales. Si 25 personas se alimentan una sola, solo obtendrían calorías como para vivir medio día. La cosa está así:

El hombre aporta 23, 376

Un bisonte 612,000

Un caballo 200,100

Un castor 48,000

Una cabra de los Alpes 45,780

Así es, un pequeño castor nos nutre más que un don de 66 kilitos. Hasta un pajarito o una marmota nutren más.

La conclusión a la que llegó es macabra: no comíamos humano por necesidad, sino por gusto.

Hay registros de que durante el Paleolítico adultos comían niños. Según James Cole esto era porque “seguían dinámicas ínter e intragrupales referentes a recursos y defensa de territorios.”

En conclusión, si estabas pensando en cambiar tu dieta a una de humano, piénsalo dos veces.

Fuente: BBC

Arriba