Conecta con nosotros

ERIZOS

Atenas 1896, el inicio de los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna

Atenas 1896, el inicio de los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna

Hoy aprendí

Atenas 1896, el inicio de los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna

Atenas 1896, el inicio de los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna

Durante el Siglo XVIII, varios festivales deportivos a pequeña escala a lo largo de Europa se denominaron Juegos Olímpicos Antiguos.

El 6 de abril de 1896, que corresponde al 25 de marzo del calendario juliano griego, Atenas celebró los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna. Eran las épocas del reinado de Jorge I de Grecia. Fue él quien inauguró la justa olímpica

“Proclamo abiertos los Primeros Juegos Internacionales de Atenas, que celebran la primera Olimpíada de la Era Moderna”.

En ese instante, el barón de Coubertin, Pierre de Fredi, pudo ver su sueño materializarse: los Juegos Olímpicos de la Era Moderna eran una realidad.

Durante el Siglo XVIII, varios festivales deportivos a pequeña escala a lo largo de Europa se denominaron Juegos Olímpicos Antiguos.

El barón Pierre de Coubertin tuvo la idea de revivir los antiguos Juegos Olímpicos, pero en forma de un evento multideportivo e internacional. Pierre se inspiró en los juegos organizados por el hombre de negocios Evangelios Zappas en Grecia.

Animated GIF  - Find & Share on GIPHY

El 18 de junio de 1894, Coubertin organizó un congreso en la Universidad de la Sorbona, en París, para presentar sus planes a los representantes de sociedades deportivas de once países.

Después de la aprobación de la idea por parte del congreso, comenzó la elección de una fecha y un lugar, sugiriéndose que los juegos se llevaran a cabo en 1900, coincidiendo con la Exposición Universal de París, pero los miembros del congreso optaron por llevar a cabo los Juegos inaugurales en 1896.

El 23 de junio de 1894 Demetrius Vikelas propuso oficialmente Atenas y como Grecia fue el lugar donde nacieron los Juegos Olímpicos, la propuesta fue aprobada unánimemente. Vikelas además fue elegido presidente del recién creado Comité Olímpico Internacional.

Si bien estos juegos pretendieron emular los antiguos deportes de las Olimpiadas, muchos de ellos eran practicados en un grado tan amateur, que muchos competidores rayaban en lo cómico al realizar sus pruebas.

Claro que esto era lógico, considerando el tiempo en el que se practicaban. No como ahora, que hay toda una industria alrededor de cada disciplina.

Países participantes

Existen contradicciones en diferentes fuentes sobre el total de países participantes, pero el Comité Olímpico Internacional reconoce la participación de catorce. Algunas fuentes enlistan doce, excluyendo a Bulgaria y Chile, mientras que otras cuentan 13, incluyendo a estos dos y excluyendo a Italia.

Egipto es incluido algunas veces por la participación de Dionysios Kasdaglis, Bélgica y Rusia inscribieron competidores que acabaron retirándose. Los catorce países reconocidos por el COI son:

Alemania, Australia, Austria, Bulgaria, Chile, Dinamarca, Estados Unidos, Francia, Grecia (incluyendo a los representantes de Chipre y Esmirna), Hungría, Croacia, Eslovaquia, Transilvania y Voivodina, Italia, Reino Unido, Suecia y Suiza.

Deportes incluidos

En el Congreso del Comité Olímpico Internacional de 1894 en la Sorbona, sugirieron una gran cantidad de deportes para el programa de Atenas. Como resultado, el primer anuncio oficial acerca de los eventos que se desarrollarían incluyó deportes como Fútbol y Críquet.

Solo once deportes fueron incluidos en el programa de los juegos, y el Remo y la Vela fueron incluidos pero tuvieron que ser cancelados debido a los fuertes vientos el día de la competición.

El primer ganador

El primer ganador de esta Olimpiadas fue el estadounidense James B. Connolly, quien con un estilo muy peculiar, se impuso en salto triple.

Su compatriota, Robert Garrett se coronó en el lanzamiento del disco, una especialidad desconocida fuera de Grecia. Garnett, que se dedicaba al lanzamiento de la bala, estudió los dibujos de las ánforas antiguas para mandar fabricar un enorme y pesado artilugio para entrenar.

Al principio, los movimientos de Garnett eran tan torpes que se lo tomaron en broma, abucheándolo y riéndose de él.

En su última oportunidad, Garnett ganó la prueba y se convertiría, al día siguiente, en el primer doble campeón olímpico, al triunfar en el lanzamiento de bala.

La leyenda de Spiridon Louis

La leyenda cuenta que Filípides, un soldado-mensajero, fue enviado para anunciar la victoria de la batalla de Maratón. Sin embargo murió al llegar a Atenas. De ahí nació la prueba del Maratón.

En esta primera competencia de Maratón, hubo 37 inscritos, aunque 12 desistieron antes de la partida. Entre los 25 restantes sólo habían tres norteamericanos y un húngaro. En el grupo de los griegos había un hombrecillo de 1,63 metros de estatura que se llamaba Spiridon Louis.

Al cabo de tres horas de extenuante esfuerzo, hizo su entrada triunfal al estadio. El entusiasmo rompió con todos los reglamentos y protocolos y los príncipes Constantino y Jorge saltaron a la pista, agarrando cada uno por un brazo a Louis y cubriendo con él los últimos tramos de la carrera.

Atenas y Grecia vivían su día más feliz, porque Spiridon Louis era el sucesor del heroico mensajero de Maratón y la primera gran estrella de la primera Olimpiada de la Era Moderna.

Vía: EcuRed

Vía: ESPN

Arriba