Conecta con nosotros

ERIZOS

Las sepias macho peleando por una hembra son BRUTALES

Dramática pelea entre dos sepias macho por una hembra

Geekipedia

Las sepias macho peleando por una hembra son BRUTALES

Las sepias macho peleando por una hembra son BRUTALES

Sexo, amor y violencia… la Naturaleza lo tiene todo.

Triángulos amorosos, sexo, venganza, violencia y capacidades cognitivas avanzadas; esta no es cualquier telenovela barata, es el primer registro de sepias macho peleando en estado salvaje.

 

La luna de miel

El intenso video fue grabado en el mar Egeo en el 2011, pero apenas se publicó el análisis de este. Los investigadores que lo filmaron andaban siguiendo a una guapa sepia hembra. De repente, se percataron que un macho la seguía. No sabemos si por amor a primera vista o por mero instinto, pero ambas sepias empezar a copular. El encuentro duró casi 4 minutos. Uffff, ¿soy yo o hace calor aquí?

 

El usurpador

El macho se quedó con la hembra un rato más hasta que el drama se desató. Un segundo macho llegó, arrebatándole el puesto de chambelán al primero. Sin embargo, el amante despojado de su amorcito sepia no se dio por vencido tan fácil.

 

El amor y la guerra

Lo que siguió fue un dramático enfrentamiento usando diferentes estrategias de agresión: extender firmemente uno de sus tentáculos, dilatar sus preciosas pupilas en forma de “w”, disparar tinta y cambiar los patrones y colores de su piel. De hecho, aunque no sea aparente, el enfrentamiento se vuelve extremadamente violento antes de que empiecen las mordidas y llaves. Las sepias encienden sus rostros en brillantes patrones cebra para intimidar; es una guerra de colores.

 

El triunfo de los amantes

Poco después de que el macho invasor se alejó, el primer amante regresó a custodiar su amor. Así que duerman tranquilos, esta historia tiene un final feliz… o algo parecido, quién sabe. Realmente nadie le preguntó a la sepia hembra a quién quería.

 

Más cerebro que músculo

Aunque esto es solo un ejemplo de estas peleas, los investigadores creen que el comportamiento demostrado concuerda con lo que se conoce como “valoración mutua”. Es decir, cada individuo valora su siguiente movimiento en función de las capacidades del otro. A diferencia de la auto-valoración, la valoración mutua requiere análisis y por lo tanto más habilidades cognitivas. Pero eso no sorprende, esas sepias son unas listillas.

 

 

 

Vía Marine Biological Laboratoy

Arriba