Conecta con nosotros

ERIZOS

Jugar Tetris después de un accidente puede aliviar el trastorno por estrés postraumático

Videojuego Tetris

Geekipedia

Jugar Tetris después de un accidente puede aliviar el trastorno por estrés postraumático

Jugar Tetris después de un accidente puede aliviar el trastorno por estrés postraumático

tu tururu tururu tururu rururu ru ru ru ru ruru🎶

Tras una experiencia extremadamente violenta algunas personas pueden sufrir de trastorno por estrés postraumático (TEPT) y otras no. No sabemos realmente de qué depende, pero de que es real, es real. La calidad de vida de las personas con TEPT se ve severamente afectada hasta que reciben tratamiento. Sin embargo, un grupo de investigadores jugaron –literal– con la idea de prevenir el TEPT antes de que pueda manifestarse. ¿Cuál es este tratamiento preventivo? Tetris.

 

Los científicos pusieron a jugar Tetris a varias personas seis horas después de que ingresaran a la sala de emergencia después de accidentes viales.

 

¿Con qué objetivo?

Cuando alguien sufre TEPT, aleatoriamente evoca recuerdos del trauma que pueden desde provocar momentos de agitación y paranoia, hasta severos ataques de ansiedad o la ilusión de que el evento se está repitiendo. Estos recuerdos son nombrados memorias intrusas. Sobra aclarar que esto puede ser extremadamente desagradable; en cualquier momento –y sin avisar– la vida se te pone de cabeza –de nuevo.

 

Entonces, ¿para qué sirve un videojuego?

Tetris es un juego con un alto requerimiento de atención espacio-visual. Cuando los pacientes enfocaban su concentración en el videojuego, realmente estaban obstruyendo el proceso de consolidación de los recuerdos traumáticos. En otras palabras, sobrecargaban sus cerebros para dificultar que los malos recuerdos se fijaran en su memoria a largo plazo.

 

Las personas que jugaron, no solo tuvieron menos episodios de memorias traumáticas intrusas, también estos se desaparecieron más rápido. Sin embargo, el grupo de estudio no era muy numeroso, así que aún falta probar esta terapia preventiva a mayor escala.

 

 

¿Magia? No, ¡ciencia!

 

 

 

Vía Nature

Arriba